Paños Fríos en la Cabeza

Ago 26, 2013 | EcoSalud®, Prevención

Algo muy importante a tomar en cuenta principalmente en la niñez y durante toda la vida,

es la costumbre INCORRECTA de utilizar PAÑOS FRÍOS EN LA CABEZA:

Es NOCIVO aplicar paños de agua fría sobre la frente o la cabeza. LA FIEBRE nunca SE DEBE BAJAR con paños fríos en la cabeza, sino CON PAÑOS FRÍOS EN LOS PIES .

Es muy distinto experimentar un dolor de cabeza que tener fiebre.

Cuando un adulto tiene dolor de cabeza aplica un paño frío en la cabeza, es inocua, pero es dañino ponerlo cuando tiene fiebre.

En un niño o persona sana, siempre que no estén presentes otros dolores específicos o traumatismos, se recomienda dejar pasar las primeras 48 horas para ver (en observación constante), como evoluciona la fiebre sin dar ningún tipo de medicamento para permitir que el cuerpo desarrolle las defensas propias y necesarias (acompañado con la práctica de la aplicación de los paños fríos en los pies, la fiebre se disminuye gradualmente).

La fiebre (pirosis), cuando se es niño o adolescente, es por el crecimiento de los huesos y el estiramiento de los músculos y las fibras. La temperatura, el calor, es la soldadura necesaria para que se suelde o sellen los segmentos del crecimiento.

Cada crecimiento necesita calor para “estirarse”, sellarse y fortalecerse. El exceso de fiebre tiende a evidenciar otras disfunciones simultáneas (por excesos, bacteriales –carencia de higiene, virósicas – deficiencia alimentaria – bajas defensas), De cualquier modo, trate de evitar por todo los medios, los paños fríos en la cabeza por lo siguiente:

Cada vez que se registra una temperatura elevada a la normal, no es recomendable enfriar el cuerpo de manera brusca, porque ello genera fragmentación en los huesos que están creciendo, un efecto contrario al de sellado. Esa fiebre, es como una combustión que tiene el cuerpo para interpretar algo (en transformación), que es enviada al cerebro a modo de información. El cerebro representa el centro y es muy peligroso enfriar la zona de la cabeza, la nuca o la frente. El enfriamiento en forma directa o en el cuerpo en su totalidad, con paños fríos o baños, estando el cuerpo con alta temperatura, hace producir un espasmo en el sistema nervioso, parecido a una cristalización.

Para presentarlo en forma más gráfica diríamos que es igual que echar agua fría en un vidrio en estado incandescente. Ese vidrio se fragmentará. Algo similar, pero desde el espasmo, ocurre con el sistema nervioso o eléctrico a diferencia de un vidrio, en este caso, estamos tratando la temperatura de un ser sensible (persona) “humano”, que está compuesto por células plásmicas, donde el efecto resultante de un descenso brusco de la temperatura, puede generar una alteración en las funciones. Muchas disfunciones se originan en estas maneras primitivas por reducir la fiebre corporal, entre ellas, los casos de embolia cerebrales, y otras patologías donde las meninges se ven afectadas directamente, sin razón aparente. (Meningitis, convulsiones, epilepsia y algunas hemiplejías).

Nota 1: Recomendación ante cualquier duda: siempre consulte a su médico de cabecera (aquel que conoce a usted y a su familia)

Nota 2: Ante esta circunstancia meníngea, es necesario que el médico le pregunte al paciente si ante la presencia de fiebre, ha colocado paño frío en la cabeza, frente o nuca. Y comenzar hacer estadísticas de los resultados de esta aplicación y sus consecuencias posteriores.

0 comentarios