La Medicina con su lenguaje

La medicina con su lenguaje dogmático, hace que un diagnóstico sea confuso. Por ejemplo, cataloga a un «tumor» como «benigno» o «maligno».

¿Qué relación tendrá una dificultad en la salud con lo «bueno» o lo «malo», con la bondad o la maldad?

De esto se habla: Cáncer «bueno», cáncer «malo», células «benignas», células «malignas».

Si se tuviera en cuenta que estas palabras por ser de origen dogmáticas, son absolutas, y por ende no admiten discusión, los pacientes comenzarían a analizar que la forma en que se diagnostica es estorsiva. Lo absoluto implica el ‘deber ser’, por esta razón cada vez que se recibe un diagnostico. los mismos tienen una alto grado de aceptación, porque el orden, el ‘deber ser’ es una cuestión orgánica interna.

Algunas dificultades en la salud serían superadas sin dudas, si se considerara este tema.

En su defecto, por creer que las palabras ‘bueno o malo’ están asignadas correctamente, quien padezca una dificultad en su salud difícilmente logrará llegar a una conclusión práctica para modificarla.


En esta decisión es donde se bifurcan las posibilidades de superar una dificultad, porque:

Una está en tratar el síntoma, la otra en tratar el origen.
Entre una y otra, un abismo.
Entre una y otra, lo abstracto y lo pragmático.
Entre una y otra, la fantasía y la certidumbre.


 

0 comentarios