Los próximos 12 a 13 años…

Jul 17, 2013 | Actualidad, EcoSalud®

Estamos comenzando un período de grandes «modificaciones», algunas reacciones dadas por un impulso primitivo.

Estas reacciones conflictivas, están influenciadas por la «curva» elíptica que cumple la tierra alrededor del Sol. Estamos históricamente experimentando la cercanía de nuestro Planeta con este Sol que da Vida (y también la quita), a esta Galaxia (de un sólo Sol).

Esta cercanía provoca en seres sensibles (y controlado-medicado), una alteración en su conducta y en su comportamiento.

La cercanía al Sol influye directamente en la mujer en la zona cardíaca, movilizando su lengua, y en el hombre en el hígado y en su área del lóbulo frontal.

Esta influencia provocará en la mujer, un estado de absoluto «poder», fuerza, energía, ejerciendo dominio y control sobre el género masculino.

Mientras que el género masculino, tenderá a retroceder, a involucionar, ir hacia su estado primitivo o sentirse desvalorizado, como defensa a esa supremacía femenina.

Estas dos actitudes provocará en ambos, toda clase de desencuentros, conflictos, enfrentamientos, discusiones y hasta la propia muerte.

Esta circunstancia, no es para alterarse, sino para prevenir situaciones que puedan ser consideradas fuera de la norma, no establecidas en un nomenclador. Es un ciclo natural que solo es analizada desde nuestra interpretación cosmogónica.

¿Podría considerarse a esto una predicción? De ningún modo, es una proyección de antiguos conocimientos, de sucesos en las distintas eras, que se producen cada vez que la Tierra hace su aproximación al sol, cercanía obligada por su movimiento elíptico.

Ahora surge un cuestionamiento crítico, si habría que «salvar» algo, ¿Qué salvaríamos primero? ¿A las criaturas vivientes que habitan la Tierra o, al Planeta? Una disyuntiva de difícil decisión…

Si lo vemos desde el aspecto históricamente conocido, dentro de este arco histórico, aquello que se ha podido escribir o contar, n distintas eras, la Tierra experimentó el mismo suceso… períodos de congelación, períodos de descongelación y períodos de inundaciones. Cada uno de estos períodos corresponde a la lejanía o cercanía al Sol.

Sucesos repetitivos que experimenta este Planeta en el transcurso de millones de años. Que nuestra «memoria» no tiene registro, porque somos «nuevos», en relación al tiempo de existencia de la Tierra.

¿Qué va a pasar de aquí en más?

En principio, la cercanía al Sol, generará un estado de balance desde el concepto de la verdad, desde la veracidad. No habrá espacio para lo pseudo, la copia, la imitación destructiva, para lo «trucho». Prevalecerá lo auténtico, lo creativo, las ideas constructivas, el altruismo, la comunicación fluida, el dominio de los impulsos primitivos, la exploración de los afectos.

Para que esto suceda habrá que entrar en ritmo con la naturaleza. Y, ¿cómo se ingresa al ritmo de la naturaleza? Conociendo su tiempo (la sincronía).

Como resultado, todo aquello que la naturaleza detecte como egoísmo, se «quemará» (transformará en otra cosa). La Tierra con su energía pondrá límite a los egoístas, los solidarios, los mezquinos, los paranoicos, los falsos, los que viven de la intriga, de la calumnia, del doble mensaje.>

Cada ser vivo experimentará una alteración en su conducta o comportamiento, y según su nivel evolutivo, será su reacción.

La cercanía al sol establecerá que toda vida se rija por esta magna estrella, que producirá una reacción que distinguirá un comienzo y un balance ecuánime (de «igualdad»), precedido por un caos, una anarquía, que rechazará toda dictadura, reinado, gobierno totalitario, sometimiento, represión, prohibición, leyes dogmáticas arcaicas, dictadura, es decir, un allanamiento de todo aquello que quiera elevarse sin orden.

Va a ser como «pisar un hormiguero» (de hormigas coloradas), la verdad va a salir a las personas y las fortalecerá y dejarán de estar sometidos por un engaño de miles de años de esta era.

La arqueología nos cuenta muy poco de la historia de semejantes sucesos, parecidos a estos que comenzaron a experimentar los primeros hombres, unos a vivir y otros experimentar traumáticamente estas modificaciones.

Los veranos serán cada vez más prolongados, los inviernos más cortos, los árboles conservarán más tiempo sus hojas, los frutos tenderán a madurar más rápido.

De algún modo especulativo o basados en la ignorancia generalizada (por ocultamiento de conocimiento), quieren hacer creer que estamos en una era de «calentamiento global», sin embargo dada las circunstancias en las que me toca vivir, tengo el deber de advertir sobre el tratado de este «fenómeno» climático.

La advertencia sobre aquellos que utilizan el efecto «paranoia» para influir en la gente, con poca capacidad racional (producida por el exceso de información, quitándole tiempo a la elaboración) y provocarles una reacción en cadena de miedos, temores y pánicos… a tal punto que la mayoría «viven» angustiados, preocupados, cargados de «culpa», debilitado por el exceso de estímulos visuales y auditivos.

Desnutrición u obesidad, producida por ese mismo efecto paranoico… los que tienen, cada vez quieren tener más, y los que no tienen, cada vez tienen menos…

¿Cómo salir de esta dicotomía? Comenzando por lo básico, el lenguaje. ¿Habrá alguna posibilidad de evitar que nos afecte a todos por igual? Simplemente advertir que mediante el reemplazo de algunas palabras que se vienen utilizando por miles de años… vocablos que contienen vibraciones densas, producto de su utilización, en conquistas, sometimientos, esclavizantes, restrictivas, prohibitivas, dictatoriales, totalitarismo. Reemplazar determinadas palabras, que en la actualidad están destruyendo a todo ser viviente…

Es por medio o a través de la comunicación (hacer común a todos) promover un lenguaje que sea comprendido y entendido por la mayoría de quienes tienen el uso de las palabras, como medio para conectarse con los otros.

No esperemos la generosidad de la Tierra, no va a haber tiempo para reflexionar sobre este particular tema, porque ella está moviéndose constantemente para lograr balance en esta circunstancia cíclica. Si nosotros pretendemos vivir en su hábitat deberemos tener presente este ciclo elíptico y prepararnos… para lo viene.

0 comentarios