¿’Verdad’ vs ‘Realidad’?

¿Está la ‘Verdad’ en controversia con la ‘Realidad’?

Se dice que hay tantas verdades como personas vivas sobre este planeta.

Esto es muy cierto si consideramos que la verdad surge de lo que cada uno de nosotros logra ver, percibir con la mirada.

Este proceso no es tan simple, porque se suman a esta percepción otros estímulos internos que mejoran esa visión o la estropean, que la confirman o la reprueban.

Más allá de cómo se desarrolla, la verdad surge como resultado de lo que principalmente es captado por nuestra vista.

Y ésta, a su vez, depende de nuestro estado de salud interna que se afecta por la acumulación de toxinas y residuos químicos que generan una visión distorsionada, como ser: una visión borrosa o de corta distancia que altera nuestra percepción primaria.

Pero no todo queda aquí, se suman a esta consideración la influencia de la alimentación, el clima del lugar, el entorno, entre otros.


¿Cómo logramos tener un óptimo estado de salud con tantas variables?

Lo primero es reconocer que todos estos condicionamientos están presentes. A partir de allí, entenderemos el porque se dice que ‘no hay una sola verdad’ porque incluso, lo que llega a percibir una persona en un momento sea diferente en un tiempo posterior, que dependerá de factores internos y externos distintos.

Quizás, sería más conveniente decir que hay muchos puntos de vista en referencia a un mismo tema, o diferentes captaciones verdaderas.

Desde hace miles de años y hasta nuestros días, la ‘verdad’ era una imposición que se la asociaba con la ‘realidad’.


¿Cómo es que ocurría esto?

Porque en la mayoría de los territorios o comarcas, la ‘realidad’ era todo aquello que el rey decía y era considerado absoluto e indiscutible.

Hoy utilizamos la palabra realidad sin considerar ese peso histórico.

En otras palabras cuando aceptamos la ‘realidad de las cosas’ luego, no debemos quejarnos por los efectos que estas palabras generen en nosotros y en el medio donde vivimos.

Esta interpretación que nos afecta más de lo que creemos, sea quizás considerada ‘purista o sutil’; quizás sea tomada como a un sentimiento que se encuentra dormido, y que al ser analizada de esta forma se llegue a comprender como repercute en nuestro estado de salud y en la comunicación con el entorno.

Hoy el sentimiento es que la controversia entre ‘verdad’ y ‘realidad’ es una circunstancia que nos supera más allá del sistema político en el que vivamos, porque hay quienes se sienten ‘agobiados’ por una ‘triste realidad’ impuesta, que transforma su dinámica diaria en una ‘sofocante rutina’.

Una referencia actual sería considerar a un ciudadano inglés que por costumbre expresa como respuesta: ¿Really? (traducción: ¿Es real?), esta expresión es correcta porque los ingleses conviven en un sistema monárquico y esto se traduce en su lenguaje cotidiano de esta forma: ¿Realmente?¿Es así como dijo la Reina?)

En la actualidad, la realidad está inevitablemente dada por la verdad de quién transitoriamente conduce a cada pueblo, municipio, provincia, estado o nación.

En otras palabras, hoy aún habiendo normas de convivencia, un gobernante tiene el recurso de ‘impugnarlas’, adecuándolas si quisiera a su visión personal, a su verdad, generando un efecto similar al de un sistema monárquico donde un rey dice y los súbditos obedecen, solo por el hecho del efecto de las palabras utilizadas.


Paradójicamente, ‘realidad’ es una palabra muy utilizada, entonces, tenemos que estar atentos, porque se hace referencia a ella como si fuera algo relevante, y su efecto está produciendo irritación, rebeldía y la falta de tolerancia. Porque el que habla de realidad se cree un rey o cree que hay un rey que determina que hacer.

Hoy, nuestro único recurso, es ‘rogar’ que cada gobernante o representante tenga un óptimo estado de salud al asumir su gestión como para que su visión sea lo más criteriosa posible como para percibir las necesidades, carencias y potenciales de las personas y a la vez conozca el peso histórico de las palabras que utiliza.

En este punto es cuando es correcto aseverar que la Verdad está en controversia con la Realidad porque no está conceptuado, como expresamos, el efecto de las palabras y su influencia en la salud de las personas.

Quizás, luego del análisis de estas dos palabras: ‘verdad’ y ’realidad’, tengamos más razones para comenzar a observarnos y observar a otros, y decidirnos a ordenar nuestro lenguaje desde una proyección más prospectiva y saludable.


0 comentarios