El Dogma, la Teología y el Hombre

En los albores del desarrollo intelectual del hombre, algo habrá sucedido como para que apareciera esta palabra – Dogma – que, en forma omnímoda (Universal) cubriera todo aquello que significara creencia, fe o algo fundamental.

¿Cuántas interpretaciones erróneas hubo desde que se instituyó esta palabra?

¿Cuál fue la motivación para que este vocablo, pase a ser utilizado en imponer el miedo a Dios?

Ese algo, ¿Habrá sido que un relámpago con su consiguiente trueno fue utilizado para decir que eso era la voz de Dios?

Y, ¿La ignorancia en esos tiempos, hizo todo lo demás?

¿Será que utilizaron las reacciones climáticas de la Tierra, de la Naturaleza, para decir que lo relacionado con ello, tenía que ser considerado castigo de Dios?

No se debe dudar que de alguna forma, modo o manera debemos considerar que hay, ha existido o, sentimos una energía superior a nosotros, de ignorantes sería desafiar a esa fuerza superior.

En vez de desafiar, habría que acompañar a esa fuerza e incorporarla creativamente. Conciliando con todas las religiones, el Dogma debería estar siempre presente, porque que creo que es una forma, de conservar el concepto de la Moral, es lo único que nos distingue de los seres no racionales.

Mucho se podría hablar del dogma. Lo importante aquí es que esta palabra hoy resume a todo aquello que está relacionado con la fe, la creencia individual o colectiva, lo que es fundamental para una religión y para quienes lo han elegido como Camino, unas veces por vocación, otras por escape de algún tipo de responsabilidad civil

Lo cierto es que, el Camino del dogma es arduo, sinuoso y, que a la vez es inmaterial (espiritual), casto, abnegado, humilde y servicial (nunca esclavo de nada, ni de nadie).El camino del dogma presume el estar preparado para aliviar la carga de los creyentes, y elevar su ánima cuando hayanmuerto. Esta función requiere un estado de abnegación, humildad y castidad, cualidades que predisponen a un estado de conocimiento adecuado para contener y hacer fluir todo aquello que trasciende a las personas, y que a la vez las agobia en lo cotidiano.Fortaleza y Vocación

Desarrollar esta fortaleza interna requiere una abnegación y una vocación especial, porque se debe estar en función de las necesidades de los creyentes, por encima de las necesidades propias.


Lenguaje Dogmático

Sumado a ello, el lenguaje será el propio de un claustro, que se caracteriza por ser un lenguaje abstracto y obituario. Abstracto porque responde a lo absoluto e indiscutible, a todo aquello que “es”, y obituario porque es el puente con todo aquello que “ya fue”, y que ya no está visible. Este lenguaje propio imposibilitaría acceder a lo material en forma directa, y sucumbir ante las “tentaciones” que de ello derivan.


Ya no hay dudas que algo superior guía nuestra vida más allá de las formas,
más allá de las culturas (cultos), costumbres ancestrales y (filosofías) que hayamos heredado o elegido,
no debemos estar al margen del concepto moral,
que prevalece por sobre cada persona y nos reúne a todos por igual.

Maestro Kao


 

0 comentarios