¿Cómo se sustenta la Teoría del Efecto?

Jul 14, 2012 | Fundamento del Efecto

Se sustenta en la razón que analizo a las palabras como lo que son: vibraciones electro magnéticas.

Este concepto, en apariencia simple, se analizará en los diferentes artículos del este sitio desde la perspectiva de «El Efecto de las Palabras en la Salud de las Personas». En el mismo se toma en cuenta el proceso biológico de lo que estuvo y está presente, desarrollado en la Teoría de la EcoSalud – también en este sitio.

A modo de síntesis,

En la Teoría de la EcoSalud se considera al cuerpo «humano» en la categoría de gente-persona, de una forma u otra conocida, está compuesto por sustancias: líquidas, gelatinosas, membranosas, elásticas (músculos), solidificables (huesos), órganos y vísceras, todas revestidas o formadas por un sistema nervioso (eléctrico y magnético) que lleva información y trae comunicación al y desde el cerebro, a través y mediante los sentidos.

El cerebro recibe los estímulos, y lo procesa según la prioridad de ejecución, de acción que haya para ese momento. Sonidos, imágenes, sabores, olores, sensaciones (contacto) son procesados en fracción de segundos para interpretar la procedencia, el origen o la raíz de esos estímulos.

Entre los sonidos, están las palabras que se emiten. Las palabras son el mecanismo que tienen las personas para comunicarse. Más allá del idioma y su estructura, está el efecto o impacto que produce en el interlocutor cuando se oyen o se escuchan determinadas palabras. Según la carga eléctrica y magnética (energía densa o sutil) que registra ese vocablo, será el efecto que produzca en quien reciba esa voz. El primero en escucharse u oírse, es uno mismo.


Peso Histórico

Como las palabras se han ido cargando con el peso de su historia, en su gran mayoría por el afán de conquistas y de destrucción, la carga electromagnética que poseen las palabras en la actualidad, es superior a la posibilidad de elaboración y recuperación corporal.

El cuerpo saturado, como defensa ante tanta agresión (carga electromagnética excesiva) emite sustancias químicas destructivas, que enviadas al cerebro por algún impulso voluntario o ignorado, provocando una reacción de violencia.

Hoy, al reproducirse, repetirse una y otra vez las palabras destructivas, quizás por desconocimiento o oscurantismo (ocultarlas), están haciendo el mismo daño o más que hace 100, 300, 500 o 2000 años atrás.

Evitando caer en lo predictivo, simplemente viendo lo que ocurre a diario, hechos donde las grandes potencias, pequeñas comunidades y grupos familiares o sociales se enfrentan, no encuentran concordia, ni respuestas (solución) a las constantes agresiones que sufren y experimentan las personas y la humanidad toda, es que insisto en esta propuesta.


La propuesta es comenzar a tener en cuenta, cuanto está destruyendo el uso de determinadas palabras, en la comunicación con las personas… Maestro Kao


 

0 comentarios